Un gran actor por fín reconocido

 Representante de una de las grandes sagas de actores 

Nacido en Valladolid el 26 de sept de 1942, ciudad donde este año ha recogido la Espiga de Honor de SEMINCI, lleva activo casi seis décadas y ha participado en numerosos cortos y óperas
primas.

En sus propias palabras  “Nuestra profesión es dadivosa, hay que ayudar a los que empiezan”, destaca el
pequeño de los hermanos Gutiérrez Caba, para quien es una prioridad integrar a los jóvenes
creadores. “Tengo una idea del teatro y del cine muy continuista. Nosotros cedemos el testigo
a otros y a otras que, más que consejos, necesitan sugerencias, ideas. Tenemos que hacer todo
lo que podamos para apoyarles porque, de la herencia que les dejemos, seremos bastante
responsables”,
asegura.

Gutiérrez Caba, ha contado la historia de su familia en el libro El tiempo
heredado
(un libro muy recomendable historia de España a través de su familia)
, ha pasado toda su vida sobre los escenarios y delante de la pequeña y gran pantalla.
“Hay una mala leyenda sobre la falta de generosidad de los intérpretes. Yo me he encontrado
con actores y actrices enormes: Rodero, Fernán-Gómez, Amparo Rivelles, Núria Espert, mis
hermanas… Trabajar con ellos ha sido una de las experiencias más emotivas de mi vida. Y no
puedo olvidarme de los técnicos, que nos cuidan mucho. Vamos de una producción a otra, y en
cada película vas haciendo amigos que a lo mejor no vuelves a ver. Unas pérdidas que te van
haciendo el corazón un poco más duro y también el alma un poco más blanda”
, manifiesta.

Foto Academia de Cine

Sus inicios con el cine fue como técnico de laboratorio en Cine Arte y su debut en el cine con  El llanero en 1963 de Jesús Franco. 

Ha trabajado entre otras en La caza, Nueve
cartas a Berta, Wether, La colmena
y La comunidad, cinta que le valió su primer Goya al Mejor
Actor de Reparto –el segundo lo consiguió con
El cielo abierto–, son algunas de las numerosas
películas de este veterano profesional, que califica de “fundamental” el Taller de la Memoria de
la Escena Española de la Fundación AISGE que puso en marcha Amparo Climent, y espera
reanudar en breve el ciclo cinéfilo que programa y dirige en la Fundación.

La academia de cine con el objetivo de impulsar y reconocer las acciones solidarias y los valores humanitarios de los
cineastas, creó el
Premio Pilar Bardem – Cine, Ayuda y Solidaridad, que en su
tercera edición ha recibido 
Emilio Gutiérrez Caba el pasado 21 de octubre. Un  reconocimiento muy merecido.

A través del cine, la televisión y el teatro, Emilio Gutiérrez Caba –miembro de una de las sagas
más brillantes de la escena española– ha marcado la vida de muchas generaciones. Para el
actor y presidente de AISGE, la entidad que gestiona los derechos de imagen de los intérpretes .


#elcanaldelacomunicacion de #cine



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar