Obsolescencia permanente

La comunicación, en
su más amplio concepto, en los últimos años ha sido un revulsivo para la
profesión (Dircom, Publicitarios, Dir de Marketing, Pr, nuevos perfiles profesionales etc)
 Y eso que todavía
hay profesionales (aunque nos pueda resultar extraño) que se niegan a la
evidencia de
Internet.
Cómo el resto de los canales, tiene características propias por todos
conocidas que le hacen único y cuestiones tecnológicas que, en muchas ocasiones
produce vértigo a los profesionales.
Por eso algunos siguen sin querer adaptarse a los tiempos.
Nos sigue resultando difícil, en algunas ocasiones, convencer de la
importancia de una estrategia adecuada cuando en ella está incluida una cuenta
de Twitter o una página de Linkedin.
Es verdad que
Internet es como la tan buscada máquina del movimiento perpetuo, nos obliga a
no dejar nunca de actualizarnos, reciclarnos, informarnos y asimilar cambios de
una manera muy rápida, vivimos en la obsolescencia permanente.
Nuestro entorno ya no es nada predecible y  esto nos obliga  a no dejar de aprender.
En este reciclaje y aprendizaje continuo se ha situado una gran
excitación social, con su parte positiva de innovación, curiosidad etc y su
parte negativa de sensación de riesgo empresarial y profesional, en ambos
ámbitos, se requiere estabilidad y confianza. Y para muchos profesionales tanto
cambio lo encuentran como algo disruptivo y molesto.
Desde que Guttenberg inventó la imprenta http://www.biografiasyvidas.com/monografia/gutenberg/imprenta.htm
hasta antes de la creación de  WWW http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2014/03/11/actualidad/1394554623_973239.html no se había producido una democratización del acceso y distribución de la
información  tan grande con
anterioridad. Con todos los beneficios y peligros que ello conlleva.
El fenómeno social de Internet es la revolución de la
información más importante en la historia de la humanidad.
En el mundo 2.0 escuchar y conversar es fundamental para
el buen desarrollo de la  gestión
de cualquier negocio, es algo que a día de hoy cuesta entender por algunas
organizaciones y profesionales.


Los profesionales tenemos como obligación diaria una prioridad, hacer
comprender la importancia de conversar y de escuchar.
Empresarialmente conversar es un esfuerzo de transparencia que
hasta hace unos pocos años era desconocido , y lo sigue siendo para muchas
organizaciones, pero indispensable.
En la vieja forma de gestión muchas empresas y profesionales ven
peligrar su manera de trabajo, esta nueva situación hace que algunas  empresas y algunos profesionales no se
sientan cómodos con las modificaciones en sus planes de gestión comunicativa, y
esto les hace cometer errores, a veces por desconocimiento y a veces por falta de visión. 

Hace muchos años que sabemos que                     «Los mercados son conversaciones» http://es.wikipedia.org/wiki/Manifiesto_Cluetrain
¿Cómo es posible que haya empresari@s que todavía no lo sepan?
La forma antigua de gestión basada en el control de la
información ahora es prácticamente imposible, y el trabajo diario es mucho más
arduo y muchas veces enriquecedor. Esta manera desfasada sólo la pueden seguir practicando
algunos partidos políticos, e incluso están ya cambiando su forma inmovilista
de actuar porque la sociedad va por otro lado.
Ahora la estrategia y la planificación empresarial son más
importantes que nunca. Y como ya es sabido quién no comunica no existe. Y quién
comunica mal desaparece.
“ Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se
dice” P.Drucker
Aprendamos de los que saben.
DH
 www.wfm.es
@WFMComunicacion
#comunicación
#Tecnología
#Internet

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar