La semana de la mujer mundial, seamos justos

Dia internacional de la mujer

Hoy es un día de pensar,
analizar, recapacitar y sobre todo de homenajear a todas, y cuando digo a  todas, es a todas las mujeres que, por
ejemplo, hace más de 60 años tuvieron que dejar de trabajar, por ley, para
ocuparse de su familia.
 
A todas aquellas, maestras,
enfermeras, doctoras, modistas, pintoras, escritoras, secretarias, ingenieras,
científicas etc 
que acabaron siendo amas de casa
por obligación y no por decisión propia.

 
A la maestra que por ser
madre tuvo que dejar su profesión aunque fue una maestra para todos sus hijos.
A la enfermera que a partir
de 1939 le recomendaron cuidar de su marido e hijos y dejar su puesto.
A la creativa modista que
por ley tuvo que dejar de dibujar/diseñar y coser para dedicarse a coser una
familia.
A la moderna empleada de una
gran empresa que tardó en casarse por ser independiente, pero que cuando lo
hizo tuvo que dejar su profesión.
A la chica que le gustaba mucho
viajar, que con sus estudios y su independencia, claudicó y fue ama de casa
durante unos años, y que ahora donde trabaja, está deseando jubilarse de un
puesto mucho más inferior del que la correspondería.
A la madre primero y profesional
después que ha podido, no sin sacrificio continuar su carrera profesional
en una gran empresa y está comprobando la degradación del trabajo.
A la mega profesional y madre que araña horas al día para tener tiempo para todo y que aguanta
estoicamente la envidia de otras mujeres por ser, mujer, madre y profesional de
éxito.

A todas esas mujeres con
intereses intelectuales y que su potencial lo utilizaban para organizar la casa
y para que los demás pudiesen desarrollar sus estudios o carreras.


A todas esas amas de casa
cultas, que disfrutaban y disfrutan de un buen libro, una buena película, de la
música, de estudiar por estudiar y que dentro de todas las tareas diarias que
no se valoran, tenían y tienen tiempo para enriquecerse personalmente, algunas
pintan, otras escriben, todas creativas y todas facilitan la vida a los demás.

A todas esas abuelas, madres e
hijas que han decidido no tener vida profesional, pero si cuidarse, estar
guapas, disfrutar de sus aficiones y preocuparse por cosas simples, sí, ellas
también tienen derecho a decidir. Este tipo de mujeres no deben de ser
despreciadas por otras, ni por nadie. Hay que respetarlas.

Seguro que se nos olvida alguna,
pero a todas hay que animarlas a seguir. La igualdad no es cuestión de actos,
es cuestión de acciones y actitudes diarias, y el mejor ejemplo siempre es el
que se ve.


*Todas las fotos tienen los derechos reservados 

 #elcanaldelacomunicacion

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar