La semana de la mujer mundial, brecha salarial.

Cuando pensábamos que todo el
tema de igualdad estaba superado, que la mujer se había ido incorporando al
mundo laboral con total normalidad, cuando hace años, la paridad en el gobierno
de España parecía un hecho, cuando las mujeres ocupaban puestos directivos,
incluso partidos de la oposición en ese momento se vanagloriaban de mujeres en
sus filas, que eran grades gestoras, madres solteras (que termino más antiguo),
mujeres capaces y con capacidad de liderazgo.

Foto: Taller Arcaduz
Parece que hasta el 2010 la
diferencia entre hombres y mujeres se fue reduciendo en España, pero la llegada de la
crisis económica, deshizo lo conseguido e incrementó la brecha salarial. 
Según la agencia europea de estadística
Eurostat, España aparece  en el puesto 25  en el Informe Global de la Brecha de Género,
del Foro Económico Mundial  

http://reports.weforum.org/global-gender-gap-report-2015/economies/#economy=ESP

Foto: WFM Comunicación todos los derechos reservados

Resulta que en el año 2018, algo
ha pasado, o hemos retrocedido en los últimos años y nos hemos dado cuenta
ahora, o nos vendieron algo que ni las instituciones, ni las organizaciones públicas
y privadas, ni las empresas han cumplido.
El pago de igual salario por el
mismo trabajo sin discriminación de sexo se estableció en España por primera
vez en el Estatuto de los trabajadores en 1980.
Actualmente a todo esto le podemos añadir la
vieja estrategia de… confunde, divide, embarra y así, mientras se habla de otra
cuestión que no sea lo verdaderamente importante, seguimos aguantando.
Como en otros mucho temas los
expertos en esto, son los y las negacionistas. Estas personas que salen en
medios de comunicación negando una realidad incómoda, que no dice un partido u otro, lo
dicen instituciones europeas, observatorios y la gente de la calle, como el
caso que nos ocupa de la brecha salarial.

Foto: WFM Comunicación, todos los derechos reservados

Puede ser que algunos
grupos con intereses muy concretos, apoyan directa o indirectamente a estas
personas que con argumentos, habitualmente lamentables, copan el tiempo de
programas o los espacios de prensa escrita.
Quizás esas personas no tienen
mujer, hijas, hermanas, abuelas, madres o amigas a las que preguntar o
simplemente escuchar. Pero lo más sorprendente es cuando esa persona
negacionista es una mujer.  Me imagino
que quién apoya y paga para que diga esas “lindezas” le abonará lo mismo que
a sus compañeros en este caso.
Solo hay que escuchar a las
mujeres de nuestro entorno, ya sean directivas, profesionales o incluso
funcionarias que con resignación suelen comentar que cobran menos que sus compañeros.
Ha llegado el momento, en el que algunas
mujeres parece que se han cansado y quieren reivindicar sus derechos … una vez
más.

La igualdad sólo se
puede instaurar en la sociedad y pasar a formar parte de la vida cotidiana,
desde actitudes, aptitudes y sobre todo desde la escuela y los centros de
formación.
 

Foto: WFM Comunicación, todos los derechos reservados

“La igualdad de género es más
que un objetivo en sí mismo. Es una condición previa para afrontar el reto de
reducir la pobreza, promover el desarrollo sostenible y la construcción de buen
gobierno”
K.Anan
 #elcanaldelacomunicacion

     

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar