Dieta vegana a debate

Artículo de …

¿Beneficiosa?
¿Con riesgos?
¿Saludable?
 Todo sobre la Dieta vegana
Por Ana Isabel González Farmacéutica especialista en 
farmacia hospitalaria y experta en nutrición, dietética y 
nutrición clínica.

A estas alturas, más o menos
todos sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de dietas veganas. De todas
formas, lo aclaramos:
Las 
dietas veganas solo constan de alimentos de origen vegetal, y ninguno de
origen animal, incluyendo los lácteos, los huevos, la miel…
Los vegetarianos, sin embargo,
son más flexibles en este sentido y suelen añadir a la dieta vegetal productos
de origen animal, como los descritos anteriormente (lácteos, huevos, miel,
algún otro derivado de origen animal…), por lo que su dieta es más completa y
presentan menos carencias que los veganos, a no ser que las dietas de estos
últimos sean planificadas y diseñadas  por profesionales especializados, adaptando la dieta vegana a
las características de cada uno; entonces hablaremos de dietas veganas seguras.
Lo que es un gran error (y cada
vez se ve más) es llevar una dieta vegana por moda o por tendencia/recomendación
o por protección y amor a los animales ante la industria alimentaria, sin el conocimiento
de los riesgos que puede acarrear si no se conocen bien los nutrientes de los
que adolece y que son necesarios para el mantenimiento de la salud del
individuo, y por ende, de las consecuencias negativas para la salud que
conlleva ese desconocimiento y/o esa desinformación.
Por lo tanto, elegir y seguir este
tipo de alimentación debe tomarse muy en serio y con pleno conocimiento de
causa, sin dejarse influir por las opiniones ajenas, o por modas, o por
recomendaciones de personas que no sean profesionales de la salud especialistas
en alimentación.
Sin ir más lejos, Italia sacó una
ley en 2016 donde se castiga a los padres que obliguen a sus hijos a llevar
este tipo de dieta, puesto que, como ya hemos comentado, si no se suplen los
nutrientes de los que esta dieta adolece, y que son necesarios para un correcto
crecimiento y mantenimiento de la salud, las consecuencias son perjudícales
para la salud, y en un niño, mucho más.

Aquí no tenemos todavía ninguna
ley que controle esas decisiones en tipos de alimentación que puede llevar a
daños irreparables en la salud de las personas, pero sí que tenemos excelentes profesionales
de la salud, como nutricionistas y dietistas, médicos y farmacéuticos que
pueden ayudar al conocimiento, al seguimiento y a la toma de decisiones coherentes
y con evidencia científica cuando se eligen este tipo de dietas.
¿La dieta
vegana es beneficiosa?
Si puede ser
beneficiosa si se hace bien y se sigue con un profesional de la salud
especializado.
Beneficios
de una dieta vegana bien hecha:
1.- El riesgo de patología
cardíaca es menor: las personas que siguen una dieta vegana bien planificada y
ajustada  a los requerimientos
nutricionales del individuo, tendrán potencialmente menos riesgos de
desarrollar una patología cardiovascular. ¿Razón? Pues que al tener menos
aporte de grasas saturadas (más frecuentes en carnes) y colesterol, el consumo
más bajo en sodio, consumo más alto en alimentos antioxidantes y en alimentos más
ricos en fibra, el resultado es un menor riesgo de desarrollar enfermedades
cardíacas al evitar alimentos prejudiciales en general para el corazón.
2.- Tomar más más frutas y
verduras, hace que sea beneficioso para el correcto funcionamiento de nuestro
organismo. Se aportan cantidades adecuadas de vitaminas y minerales a través de
alimentos vegetales, y éstos son necesarios para el correcto funcionamiento y
para la salud.
 ¿La
dieta vegana tiene riesgos?
– Sí, si se hace mal y no se aportan los
suficientes suplementos de nutrientes esenciales para el organismo.
– No, si se hace bien, se controla y se
planifica con un profesional especializado de la salud y se unen  los suplementos pertinentes de algunos
nutrientes.
Riesgos
potenciales de una dieta vegana, sobre todo si no se planifica o no se conoce
bien:
El hombre es un animal omnívoro,
es decir, se alimenta tanto de vegetales como de animales, y ambos son
necesarios para el correcto funcionamiento del organismo, ya que los nutrientes
esenciales provienen de ambas fuentes. Si eliminamos una de ellas (en este
caso, la animal), faltan nutrientes esenciales en la dieta, y nuestra salud se
resiente. Las consecuencias entonces son muy perjudiciales, y solo se podrán
subsanar estas carencias mediante un aporte exógeno de suplementos nutricionales.
SI no los tenemos a mano, o accesibles, o si los tenemos pero su precio es
elevado y nos limita su adquisición, nos podemos encontrar ante un problema
importante de salud.

¿Y cuáles son los nutrientes necesarios que las dietas veganas deben
contemplar?

En dietas veganas debe tomarse a
través de productos suplementados, como las bebidas de soja o,
directamente, como suplemento en forma de pastillas, puesto que la
deficiencia de vitamina B12 produce anemia (anemia perniciosa), que es una
disminución en los glóbulos rojos (ocurre cuando el cuerpo no puede absorber
apropiadamente la vitamina B12 del tubo digestivo.
Su carencia produce anemias y
otras alteraciones que se pueden presentar por su falta como: piel seca y
marchita, trastornos en el desarrollo de los dientes, trastornos tróficos en
las uñas, caída del cabello, hemorragias de la mucosa bucal y faringe, etc.
Las dietas veganas (y también las
vegetarianas) requieren de un aporte exógeno de este mineral para
prevenir esas enfermedades y trastornos donde interviene el hierro.

En los veganos, se  puede aumentar su absorción tomándolo
junto a alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos o el brócoli,
permitidos en su dieta.
4.- Ácidos
grasos omega-3 y omega-6 (ácidos grasos poliinsaturados)
Los ácidos grasos omega-3  y
omega- 6 se encuentran principalmente en el pescado y en los huevos (ambos prohibidos
en las dietas veganas). Son necesarios para el correcto desarrollo
del cerebro y para la salud de los sistemas visual y cardiovascular.
Su carencia puede producir falta
de memoria, cambios de humor, riesgo de aumentar triglicéridos y colesterol LHL
(el malo), sequedad en la piel o envejecimiento prematuro.

De nuevo se hace necesario el
consumo de productos enriquecidos o de suplementos alimenticios de ácidos
grasos poliinsaturados.
5.- Zinc
El
zinc se puede encontrar en alimentos de origen animal (ostras, por ejemplo) y
también en alimentos de origen vegetal  (sésamo, almendras…), pero el problema es que la biodisponibilidad
del zinc cuando viene de los vegetales no es demasiado alta, de ahí que suela
estar por debajo de los niveles exigidos por el organismo para su buen
funcionamiento; por lo que, de nuevo, debe formar parte de los suplementos
alimenticios tomados por el vegano. Pero cuidado, ya que tanto la carencia
como el exceso de zinc son malos para la salud. Cantidades mayores de 100 mg de
zinc diarias pueden perjudicar el sistema inmunológico.
El Zinc es esencial en el
organismo,  y quizás se conozca
menos su función. Este mineral  interviene
en la síntesis de proteínas y colágeno, por lo que resulta imprescindible para
mantener el sistema inmunitario en buena salud y cicatrizar las heridas.
También contribuye al crecimiento y funcionamiento de la próstata y los órganos
reproductores, al funcionamiento de las enzimas y a la producción de energía.
Por último, este mineral potencia los sentidos del gusto y del olfato, protege
el hígado y participa en la formación de los huesos. Ayuda a combatir el
envejecimiento al prevenir la formación de radicales libres.

Cuando el zinc escasea en el
organismo, el resultado es la pérdida de los sentidos del gusto y del olfato.
La fatiga, el acné, los trastornos de crecimiento, la pérdida de cabello, un
incremento del nivel de colesterol, así como la impotencia, la infertilidad, la
diabetes, los problemas de próstata, los resfriados constantes, las lesiones de
la piel y la lenta cicatrización de las heridas pueden ser indicios de falta de
zinc.
¿La dieta
vegana es saludable?
      Es saludable si:
       
Se interiorizan los principios básicos que deben
regir una dieta vegana y se sigue de forma coherente y óptima, con
conocimiento.
       
Además, es saludable si se tiene en cuenta la
variabilidad individual (edad, estatura, actividad física…), y los diferentes
objetivos que se persiguen (perder o mantener el peso), ya que las cantidades
recomendadas variarán dependiendo de cada persona.
       
Y es saludable también si el vegano se somete a
controles rutinarios para vigilar que no existe déficit de algún nutriente y para
comprobar que su estado de salud es el correcto.
Para todo ello, y para
que la dieta vegana sea una buena elección de alimentarse, lo más adecuado es ponerse
en manos de profesionales de salud especializados en nutrición y alimentación,
evitando que este tipo de dietas produzca prejuicios en la salud, ya sea por una
falta de conocimiento, o por una mala planificación en los menús o por un
aporte insuficiente de nutrientes esenciales.

Elegid, por
lo tanto,  un patrón dietético
vegano con menús bien planificados y adaptados a las características corporales
y estados de salud de cada uno, pero 
donde siempre esté un profesional de salud
especializado detrás.

Email: info@nuttser.com  Teléfono: 670088817  http://nuttser.com/
#elcanaldelacomunicacion
WFM Comunicación
«Llegamos donde no llegan los grandes»
info@wfm.es
C/Hermosilla 48 1º derecha.
28001 Madrid
#transformaciondigital                                 #WFMtransmedia




Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar